Colchones para camas articuladas

Cuál es el mejor colchón para una cama articulada

¿Conoces los tipos de colchones para camas articuladas? Al contrario de lo que se suele creer, las camas articuladas no solo se usan por motivos de salud. De hecho, estos soportes son usados cada vez más por personas que buscan sacar el máximo partido a su descanso. ¿Sabrías cómo elegir el mejor colchón para usar una cama articulada? Te contamos todo lo que necesitas saber sobre un importante tema al que cualquiera puede optar, el descanso perfecto.

Razones por las que adquirir una cama articulada

Las camas eléctricas están muy vinculadas con ingresos hospitalarios y el cuidado de pacientes encamados. Pero la realidad es que en los países del Benelux o de Escandinavia este tipo de somieres se utiliza como una ventaja más que es posible añadir al cuidado de la salud. No son únicamente las personas mayores o los enfermos los que pueden disfrutar de un somier articulado. ¿Quieres saber cómo?

En primer lugar, los somieres articulados son sinónimo de comodidad gracias a sus posibilidades ergonómicas. Levantar el cabecero del colchón para situar la vista a la altura de un libro o de la televisión no sólo es agradable y natural, sino que nos preserva de tensiones en el cuello, lumbares o espalda. Si te gusta desayunar en la cama, ver películas, leer el periódico o consultar el móvil, con el mando del somier es posible inclinar la cama en pocos segundos y montar una zona de descanso hecha a tu medida sin tener que echar mano de multitud de cojines y almohadas o correr el riesgo de derramar el café y manchar las sábanas.

Asimismo, este tipo de camas permite elevar los pies y mantener flexionadas las rodillas en una postura natural en la que no se fuerzan las articulaciones y se favorece la circulación sanguínea de retorno. Después de un día intenso, descansar o dormir con las piernas en alto evitará la pesadez e incluso el dolor de las extremidades inferiores.

Camas articuladas y salud

Son innumerables los beneficios para la salud que ofrecen las camas eléctricas articuladas. De hecho nos permiten incrementar las ventajas que para nuestro cuerpo tiene adoptar una serie de posturas distintas a la tradicional en la que se dispone el cuerpo en un plano paralelo al suelo.

Descansar en postura semisentada con las piernas semiflexionadas mientras se realiza alguna actividad como leer o ver la televisión destensa la zona abdominal, reduce la presión craneal y facilita la respiración. El tórax se expande en esta posición por lo que si tienes algún problema respiratorio, una desviación del tabique nasal o tendencia a roncar, obtendrás un descanso prémium con la inclinación del cabecero del colchón. Asimismo, utilizar la elevación de la cabeza y el cuello gracias a este tipo de camas se hace imprescindible para personas con reflujo gástrico y hernia de hiato.

No olvides optimizar las ventajas de la posición semisentada con el apoyo de almohadas multiusos en aquellas zonas corporales que sientas debes reposar y resguardar de tensiones innecesarias, como por ejemplo debajo de los tobillos para favorecer la elevación de los talones y prevenir la acumulación de la sangre en los pies.

Además, una cama eléctrica nos brinda la posibilidad de adoptar un buen número de variadas posturas e inclinaciones que nos facilitarán mucho tanto la calidad de vida en caso de tener movilidad reducida como la recuperación en caso de estar convalecientes por alguna lesión.

Mejores colchones para camas articuladas

Si estás pensando en adquirir una cama articulada querrás acompañarla con un buen colchón que acompañe a sus excelentes virtudes. Veamos a continuación cuáles son los mejores colchones para camas articuladas.

Para empezar, si ya te has decidido a comprar un somier que pueda ser abatido y obtener todos sus beneficios lo primero que has de saber es que el colchón debe tener de la misma  capacidad de ser doblado y seguir los movimientos de la cama sin ninguna dificultad.

Otras características que necesitan los mejores colchones para camas articuladas son la adaptabilidad de los mismos al somier de modo que no se generen incómodos pliegues, una densidad y grosor adecuados que le permitan doblarse y una funda específica no demasiado mullida para evitar el exceso de arrugas.

En cuanto a los materiales con los que están fabricados los colchones para camas articuladas, encontramos diferentes tipos que varían en sus características y calidad:

  1. Colchones de espuma. El colchón de espuma para cama articulada es la opción más económica si bien cuenta con algunas desventajas como el exceso de calor y la rigidez del material, especialmente cuando se abate la cama sin que la persona se encuentre descansando sobre ella.
  1. Colchones de viscoelástica. Quizás el mejor material que pueda utilizarse sobre este tipo de camas. Los colchones de viscoelástica son muy flexibles y se puede amoldar perfectamente a los movimientos del somier y recuperar inmediatamente su forma natural en cuanto se coloca de nuevo en posición horizontal. Además de su extraordinaria adaptabilidad a los puntos de presión del cuerpo sobre su superficie, estos colchones mantienen sus cualidades intocables durante años incluso con un uso intensivo. 
  1. Colchones de látex. El látex es otro buen material que puede ser susceptible de ser utilizado en una cama articulada, aunque su transpirabilidad no es la mejor, aspecto que hay que tener en cuenta para personas que pasan mucho tiempo en la cama o que viven en climas cálidos. 
  1. Colchones de muelles. En general este tipo de colchones no son aptos para las camas articuladas, sin embargo, existe alguna excepción como son los modelos Hybrid de la marca Sealy® que por su gran adaptabilidad resultan ser colchones compatibles con las camas articuladas.

Ahora que conoces los tipos de colchones para camas articuladas, te invitamos a que visites nuestras tiendas de colchones en las que podrás encontrar una amplia variedad de somieres y colchones que se adapten a tus necesidades de descanso. Te lo mereces.