12 canciones para dormir

Música para dormir y relajarse

Dicen que la música amansa a las fieras y nos ayuda a los humanos a relajarnos y dormir. Si hace unos días os ofrecíamos una serie de cuentos para dormir hoy venimos a hablaros de la música y de sus beneficios para el descanso. Una canción bonita o una melodía agradable producen un gran efecto sobre nuestro ánimo y cognición. Esto, a nivel fisiológico, se traduce en una disminución de la frecuencia cardiaca y la presión arterial que conducen a que los músculos se relajen y respiremos más lenta y profundamente. En conclusión, la música es una poderosa aliada para tu descanso y por eso queremos dejarte 12 canciones ideales para relajarse y dormir.

Canciones de relajación

Existen diversas técnicas de relajación para dormir, algunas de ellas las puedes complementar con escuchar música. Ya son bastantes los estudios que han analizado la eficacia de la música como herramienta contra los trastornos del sueño frente a otros métodos más tradicionales pero con efectos secundarios como son los somníferos.

Si te gusta escuchar música habitualmente, no pierdas la oportunidad de elegir tus propias canciones de relajación, tus temas favoritos que te induzcan a un estado propicio para conciliar el sueño. Algo muy útil en este sentido es confeccionar tu propia lista de melodías para dormir, al igual que lo harías con una lista de temas animados y bailables para una fiesta. Por el contrario, si eres una persona que escucha música pero de forma más aleatoria, a través de la radio o la que ponen otras personas cercanas a ti, una buena idea es acudir a listas específicamente pensadas para dormir que ofrecen plataformas como Spotify o YouTube.

De manera general, estos son los tipos de músicas y melodías que te conducirán a un relax perfecto para iniciar el sueño.

  • Sonidos relajantes de la naturaleza (Nature Sounds) y sonidos binaurales. Los sonidos relajantes están editados en su mayor parte en una misma frecuencia para que nada altere ese esperado momento de bajada de la actividad diurna. En tu propia cama disfruta de las olas del mar, pajaritos cantando al amanecer o sonidos del bosque y la lluvia.

Los sonidos binaurales, por su parte, mezclan gracias a la tecnología dos frecuencias de sonido ligeramente diferentes de modo que nuestro cerebro capte un solo tono de frecuencia que resulta totalmente nuevo. La investigación científica ha demostrado que estos sonidos crean tonos de baja frecuencia en el cerebro, las cuales crean cambios en las ondas cerebrales que inducen al relax y el sueño.

  • Música clásica lenta. La música clásica pausada, que puede ir desde coros, nanas o composiciones con piano producen un patrón de ondas cerebrales lentas gracias a su ritmo y tono. Debido a esta influencia, los temas clásicos tienen la facultad de acallar nuestro “ruido cerebral”, es decir, silenciar aquellos pensamientos que acumulamos durante el día y surgen cuando abandonamos toda actividad y nos disponemos a dormir. 
  • Chill Out. Esta música se caracteriza por incorporar ritmos suaves procedentes de muchos estilos como la electrónica, la étnica, clásica, voces de ópera etc. La música chill out, además, ha contemplado discos y ediciones con canciones de relajación especialmente diseñadas para dormir.

Canciones para dormir y relajarse

Queremos sugerirte una lista de 12 canciones para dormir y relajarse. A pesar de ello, te animamos a que indagues y añadas tus propios temas que te conduzcan al mundo de los sueños profundos donde todo, tu descanso también, se convierte en algo posible.

  1. Porz Goret, Yann Tiersen. Es complicado describir con palabras la atmósfera de belleza que irradia esta composición a piano, mejor escúchala tú y mécete en las olas del mar que con naturalidad nacen de las teclas de este compositor. Escuchar a Yann Tiersen nos recuerda la suerte de tener un espacio propio donde poder disfrutar de la música.
  2. El Dúo de las flores, de la ópera Lakmé, Léo Delibes. Esta composición a dos voces evoca musicalmente a la perfección el tema de sus letras, una primavera recién florecida con sonidos de un arroyo calmado y pájaros cantando.
  3. Sí que puedes, El Kanka. Todo un himno lleno de optimismo y suavidad para hacerte recordar al final del día que somos capaces de hacer lo que nos propongamos y dormir luego a pierna suelta.
  4. Evening Song, The Guo Brothers. Como su nombre indica, La canción de la noche nos transporta a la tranquilidad de paisajes orientales en los que se respira la calma del anochecer.
  5. Domestic Pressueres, Jóhann Jóhannsson. Esta deliciosa pieza describe un mundo que nos recuerda a la mirada con la que los niños descubren momentos mágicos.
  6. Space Song, Beach House. No podemos olvidarnos de intérpretes más modernos, como este grupo norteamericano de voces aterciopeladas y creador de ritmos envolventes muy personales.
  7. Sonata No. 2 en la menor para Violonchelo, BWV 1003, Pau Casals. Para quienes gusten de este instrumento capaz de rasgar todo estrés y preocupación, te recomendamos esta pieza interpretada por el magistral violonchelista catalán.
  8. Cinema, de Rodrigo Leão. Este tema, que da título al disco de este compositor portugués, es toda una invitación a sumergirnos en las sábanas y descansar felizmente.
  9. Me voy a morir de tanto amor, Alberto Iglesias. Una composición ligera y delicada que invita a la dulzura, una capacidad que no debemos olvidar para terminar el día de la mejor manera.
  10. We have a map of the piano, múm. Esta banda islandesa utiliza instrumentos tanto clásicos como no convencionales y voces susurrantes que nos rememoran paisajes blancos en los que caen suaves copos de nieve.
  11. You, Nils Frahm. Uno de los más jóvenes y mejores creadores contemporáneos te llevará con su piano a imágenes tan evocadoras como la luz filtrándose a través de los árboles o la cara de la persona amada.
  12. Svefb-g-englar, Sigur Rós. La levedad de los sintetizadores, una guitarra eléctrica tocada con el arco de un violín y una voz única trasladan a lugares nórdicos llenos de paz.

Y después de estas canciones para dormir y relajarse nos vamos con la música a otra parte. ¡Que descanses y los buenos ritmos te acompañen!