¿Tiene beneficios dormir con nuestro perro?

Beneficios de dormir con nuestro perro

Los perros no son meros animales de compañía, son mucho más que eso. Eficaces trabajadores, sensibles a nuestras emociones, cariñosos incondicionalmente, “entrenadores personales” y facilitadores de nuevas amistades. Estas razones prácticas y constatables cuentan con un amplio correlato científico sobre las ventajas psicofisiológicas de tener una mascota en casa. Entre muchas de ellas, también están las relativas a la salud y el descanso así que no te pierdas a continuación este artículo: ¿Tiene beneficios dormir con nuestro perro?

Los perros son terapéuticos

Sí, los perros son terapéuticos. Es más que recomendable poner un perro en la vida de las personas que padecen afecciones cardíacas, cáncer o trastornos del ánimo. No obstante, su potencial curativo no queda ahí. Ya existen numerosas residencias de la tercera edad que recurren a los perros para mejorar el estado físico, cognitivo, relacional y emocional de los mayores, así como aeropuertos en cuyas terminales es posible acariciarlos y abrazarlos para mitigar el nerviosismo del miedo a volar.
Los perros son mascotas antiestrés. Numerosos estudios informan de una reducción de los niveles de cortisol, hormona del estrés, en los cerebros de las personas que interactúan con perros o simplemente cuando estos están presentes. Efectivamente, los perros tienen la capacidad de relajarnos y producirnos sensaciones de seguridad, felicidad y apego amoroso, de forma parecida a las que podemos sentir con las relaciones humanas. Un estudio de Nagasawa de la Universidad de Azabu, Japón, descubrió altos niveles de oxitocina, la hormona del amor, en los propietarios que interaccionaban y miraban de forma intensa a sus canes. Y no sólo en los humanos, también hallaron el mismo resultado en los perros, por lo que estos resultados fisiológicos en ambas partes pueden compararse a los vínculos que hay entre madre y bebé.
Y en contra de lo que se suele decir, tener un perro en el interior de casa o en el dormitorio no es antihigiénico ni perjudicial para la salud. Al revés, los niños y niñas que conviven con perros tienen menos posibilidades de desarrollar alergias y todos los miembros de la familia serán menos susceptibles de contraer enfermedades estomacales y respiratorias, ya que el sistema inmunitario se vuelve más resistente a los gérmenes que los canes introducen en casa.
Con toda esta información que ahora tienes qué piensas, ¿tiene beneficios dormir con perros?

Beneficios de dormir con perros

Dormir con nuestro perro tiene efectos en nuestro sueño. La compañía de estos animales es terapéutica, de día y de noche, también en nuestro descanso.
Dormir con perros en la cama no es malo, de hecho, las personas que lo tienen como hábito dicen que su presencia les aporta tranquilidad y seguridad. En un estudio con adultos sin trastornos del sueño se comprobó que éstos mantenían una buena calidad de descanso mientras dormían con sus perros. No es de extrañar, ambos quieren finalizar el día juntos y la apacibilidad con la que los canes concilian el sueño es tan reconfortante como el sueño infantil.
¿Deben subir a la cama los perros y dormir contigo? Si puedes y quieres, sí. Hay personas que quizás noten algunos síntomas de alergia o si el perro es inquieto u ocupa demasiado espacio, interferirles en el sueño. Eres tú quién debe, pues, valorar si dormir con tu perro en la cama o no. Si te encuentras a gusto con ello, probablemente encontrarás más ventajas que inconvenientes.

¿Es bueno dormir con el perro en la cama?

Si no tienes ninguna alergia o apnea del sueño y siempre que mantengas la higiene de tu perro, no es malo que el perro suba a la cama. Si quieres que tu perro duerma contigo presta más que nunca atención al cambio de la ropa de cama, de almohadas y colchones, baña a tu perro a menudo y cepíllalo a diario para eliminar el polvo de su pelo y, por último, sigue todas las pautas veterinarias de vacunas y desparasitación que son las propias y lógicas para todas las mascotas. Con todo esto, tu perro ya está listo para dormir contigo.
Veamos cuáles son las ventajas de hacerlo. Tu perro ha subido encantado a tu lado y hoy quizás no has podido disfrutar de mucho tiempo con él si el día estuvo cargado de ocupaciones. Acariciarlo durante unos minutos antes de dormir va reducir tu presión arterial, bajar el ritmo cardíaco y hacer descender los niveles de cortisol, esa hormona que el cerebro segrega para luchar contra el estrés. El hecho de que estos marcadores fisiológicos decrezcan son señales inequívocas de que el relax ha llegado y que será más fácil conciliar y mantener el sueño. Estamos dejando atrás todos los posibles pensamientos negativos del día y nos estamos focalizando en el cariño a nuestra mascota. Tal y como explicamos antes, interactuar con ella aumenta la oxitocina, la hormona que se asocia al amor, que se genera por el estrecho vínculo entre humano y mascota. El momento de ir a dormir parece uno de los más óptimos del día para pasarlo con tu perro y beneficiarios de este contacto mutuo.
Además, muchas personas que viven solas aseguran que dormir con su perro tiene efectos positivos en términos emocionales porque sienten su corazón latiendo a su lado y esto les reporta seguridad, cariño y confianza. Cuando se despiertan, ahí está su mirada, siempre amorosa y alegre ante el inminente paseo matutino, una excelente forma de empezar el día haciendo ejercicio. Es tan grande el vínculo de un perro y su cuidador ¡que puede haber parejas que hasta se pongan celosas! Es decir, si ya compartes la cama con otra persona… ¡Cuidado! Equilibra todas las relaciones, no vaya a ser que el perro se convierta en excusa para no atender a las necesidades de tu pareja.
Como ves, un perro en casa no sólo es una cuestión de compañía. Siempre que se pueda, tener un perro es medio más para cuidar nuestra salud y equilibrio emocional. Guau, no hay duda, sí que tiene muchos beneficios dormir con nuestro perro.