Automasajes para relajarte

5 automasajes que relajan tu espalda y el cuello

¡Vaya día! Tensión, dolor de cabeza… ¿Por qué no regalarte estos 5 automasajes de espalda y cuello para relajar? Esta es una de las zonas del cuerpo que más cargamos realizando actividades y una de las más propensas a almacenar la acumulación de estrés.

Los automasajes son un hábito muy liberador mental y físicamente, facilitan la corrección postural y nos hacen dormir fenomenal. Además, escuchar a tu cuerpo es apuntarse al club de “A mí no me duele la espalda”. ¿Crees que no es posible? Tan fácil como seguir estos 5 masajes que tú mismo puedes hacer para descontracturar la espalda y el cuello.

Por qué hacerse un automasaje

Nos pasamos media vida pensando, haciendo y volviendo a pensar sobre lo próximo que vamos a hacer pero le prestamos poca atención a nuestro pobre cuerpo. A veces incluso no hacemos caso de algunas pequeñas señales que nos manda queriendo avisarnos de que algo no va del todo bien hasta que ya no hay más remedio que ir a un fisioterapeuta.  ¿Para qué esperar tanto? Darse un masaje a sí mismo o a sí misma es un placer pero que nos quiten las contracturas de la espalda y el cuello ya no tiene tanta gracia.

Los estiramientos y la presión que podemos hacer con nuestras propias manos mejora la circulación sanguínea y el aporte de oxígeno al organismo. Además, se eliminan las toxinas de la piel y es posible evitar leves dolores musculares sin necesidad de acudir a un profesional.

Las zonas dorsales tienden a acumular mucha tensión y nos generan molestias por causas diversas. No sólo el trabajo de oficina y las nuevas tecnologías son las culpables de las contracturas en la espalda y la rigidez cervical. Seguro que te sonará esta acumulación de cansancio muscular sea cual sea tu labor diaria.

Además, puedes finalizar estos 5 automasajes de cuello y espalda para relajar con un colchón de masaje. Si quieres liberarte de las cargas de un intenso día, conectas estas unidades al motor central del somier y recibes un masaje como en el mejor de los spas pero sin moverte de casa y justo antes de dormir. Imposible terminar mejor un día.

Automasaje cervical

El área cervical es la musculatura que protege en el cuello las vértebras de la columna vertebral (vértebras cervicales) y está situada a cada lado de la misma. En cualquier estiramiento o masaje que nos hagamos, es conveniente respirar profundamente y con conciencia, especialmente cuando encontremos los puntos gatillo y mantengamos la presión ahí. Verás qué relax sientes después.

  • Usa los dedos índice y medio y ponlos en la base del cuello en la parte posterior del mismo, al lado de la columna vertebral.
  • Estira los músculos con estos dos dedos en sentido ascendente, utilizando la presión que tú consideres que es la suficiente para quitar la tensión: no ha de ser ni demasiado fuerte ni demasiado ligera, siempre sin forzar el codo. ¡Queremos arreglar una zona pero no estropear otra!
  • Cuando llegues a la base de la cabeza o la nuca, mantén la presión durante unos 10 segundos.
  • Continúa por todos los músculos que rodean las vértebras cervicales, avanzando hacia el centro. Es muy relajante buscar el punto medio de la nunca y presionarlo durante unos segundos, siguiendo la búsqueda hacia arriba por el cráneo tanto como quieras y llegues.

Automasaje del cuello

El automasaje del cuello es similar al de la zona cervical, sólo que en vez de estirar y presionar con dos dedos, vamos siguiendo el mismo movimiento vertical estirando con los nudillos, también deteniéndonos varios segundos mientras avanzamos sobre los músculos laterales del cuello o, de la misma manera, podemos volver a utilizar los dos dedos para ejercer la presión.

Automasaje del trapecio

El trapecio es este músculo de la espalda y el cuello que se carga tanto como si lleváramos las asas de una mochila llena de piedras imaginaria. Las personas que trabajan con ordenador suelen cargar más un lado que otro, dependiendo de con qué mano manejen el ratón. Para llevar a cabo un automasaje en el trapecio, realiza los siguientes pasos:

  • Usa los dedos índice y medio de la mano contraria al lado que vas a aplicar el masaje.
  • Presiona con ambos dedos desde la base del cuello y sigue en línea recta hasta llegar al hombro.
  • Continúa trazando dos o tres líneas imaginarias en paralelo haciendo presión con los dedos, para luego pasar a un movimiento más oblicuo, de la espalda a la zona del hombro, siguiendo la forma natural del músculo.
  • Mantén la presión unos diez segundos respirando hondo en las áreas donde notes más dolor o contractura.
  • Cambia de lado.

2 Automasajes de espalda

  1. Para el primer automasaje de espalda, usaremos una pelota de tenis:
  • Colócate de espaldas a una pared con los pies separados a la anchura de las caderas.
  • Agáchate y sitúa la pelota de tenis en la parte lumbar o de la espalda baja, a un lado de la columna vertebral.
  • Sube hacia arriba y rueda la pelota por los músculos. Detente en las zonas dolorosas, manteniendo la presión de la pelota.
  • Cambia de lado.
  1. Para el segundo automasaje de espalda, vamos a empezar aproximadamente en la zona media de la espalda para ir bajando poco a poco:
  • Con los dedos índice y medio presionamos un punto y hacemos movimientos circulares, siempre sin despegar los dedos de la piel. Vamos bajando hacia la zona lumbar y, como siempre, nos paramos unos segundos en los puntos más dolorosos.
  • Podemos terminar con un estiramiento de arriba a abajo con ambos dedos para liberar toda la tensión.

Con estos 5 automasajes de espalda y cuello para relajar tus músculos encontrarán por fin su equilibrio natural, sentirás bienestar y dormirás libre de cargas. Haz tuyo el refrán de “más vale prevenir que curar” pero si es demasiado tarde, no lo dudes, ve a un fisioterapeuta.

Y recuerda, gran parte de un descanso satisfactorio depende de un buen equipo de descanso compuesto por un buen colchón, somier y almohada ¡Cuida tu salud!