Parálisis del sueño ¿qué hacer?

Qué es la parálisis del sueño: Sus tipos y causas

Si te despiertas y tu cuerpo no reacciona, querrás saber qué es la parálisis del sueño, sus tipos y causas. Ninguno representa un riesgo para la salud aunque sí una clara señal de otros trastornos relacionados con el estrés o con alguna parasomnia, es decir, un episodio de despertar breve o fragmentaria. A pesar de ser una interrupción del sueño no grave, la parálisis del sueño suele producir una angustia intensa porque durante unos segundos e incluso minutos el cuerpo queda inmóvil mientras la persona está absolutamente despierta y consciente. Este hecho hace que la parálisis del sueño sea causa de demanda psicoterapéutica y médica.

Qué es la parálisis del sueño

La parálisis del sueño se clasifica dentro de los trastornos del sueño llamados parasomnias o, lo que es lo mismo, episodios en los que el individuo se despierta de manera parcial que en general no es perjudicial en sí para nuestro bienestar orgánico. Las parasomnias se producen en dos fases del sueño, la fase de ondas lentas y la fase MOR (en inglés, REM), momento en el que todos los músculos del cuerpo entran en atonía total excepto los encargados de mover los ojos y el diafragma, sin el que sería imposible respirar.

En el caso que nos ocupa, la parálisis del sueño se produce en la fase de Movimientos Oculares Rápidos (MOR). Una explicación a este fenómeno se relaciona con un comportamiento paradójico entre sueño y vigilia, ya que, si bien el cuerpo no puede moverse debido a estar atravesando la fase MOR, el cerebro está despierto y en alerta, por lo que cualquier intención de movimiento corporal se ve impedida. Se estima que en torno a la mitad de la población puede sufrir de forma aislada uno o varios episodios de parálisis del sueño en su vida, sin que esto suponga ningún problema preocupante para la salud. No obstante, si su presentación es recurrente, es necesario realizar una historia clínica del paciente y un estudio del sueño para comprobar si es un síntoma de otros trastornos como la narcolepsia, somnolencia diurna intensa.

La parálisis del sueño puede darse en el momento de quedarse dormido, distinguidas como hipnagógicas, o al despertarse, en este caso llamadas hipnopómpicas. De hecho, la parálisis del sueño puede estar asociada a dos tipos de fenómenos alucinatorios cuya denominación toma el nombre de hipnagógicas e hipnopómpicas según el momento de ocurrencia en la conducta sueño, en la que además de sentir el cuerpo inmovilizado, se dan percepciones ilusorias muy angustiantes, como la falsa presencia de personas y alucinaciones visuales, auditivas y táctiles, todo ello acompañado de dificultades para respirar y sensación de pánico. Aparte del malestar psicológico por experimentarlas, estas alucinaciones no tienen ninguna consecuencia para el bienestar general.

Parálisis del sueño causas

Si has tenido o tienes en este momento algún despertar súbito acompañado de inmovilidad total, tendrás que preguntarte cómo es tu higiene del sueño, si sufres de estrés o frecuente privación de horas de descanso o cambios de turnos que te están afectando. Si es así, acude a una consulta psicológica o a tu médico de cabecera para paliar las posibles causas que subyacen a estos episodios porque, si bien la parálisis no es grave y “sólo” representa un momento de pánico y miedo que se puede aprender a gestionar, no cabe duda de que el cuerpo es sabio y nos está avisando de otros problemas.

Otras causas que producen la parálisis del sueño son el cambio de huso horario por jetlag, dormir boca arriba, el alcohol, las drogas, la depresión y la ansiedad. Cuando se tratan estos problemas o fenómenos relacionados, la parálisis del sueño remite.

Parálisis del sueño tipos 

Tal y como mencionamos anteriormente, existe una parálisis del sueño que cuya ocurrencia se da de forma aislada en personas sanas pero que están sometidas a altos niveles de estrés o a cambios de horarios continuos. Una vez estas personas vuelven a niveles de vida saludables, los episodios remiten. La ansiedad y la depresión también pueden ser causa de esta aparición aislada, la cual suele darse al despertarse, al contrario que la parálisis vinculada a la narcolepsia que toma frecuentemente una forma hipnagógica.

Otros dos tipos de parálisis que no se dan de forma aislada y que aparecen normalmente al inicio del sueño son: 

  • Forma familiar. Se ha encontrado en miembros de la misma familia este fenómeno, sin que esté vinculado a otros trastornos orgánicos o del sueño.
  • Forma con morbilidad asociada. Asociada a otra patología como la narcolepsia y la cataplexia o parálisis muscular diurna. 

Parálisis del sueño qué hacer  

Si su ocurrencia es aislada, un individuo que experimenta este suceso de inmovilidad absoluta mientras su mente está despierta necesita aprender a rechazar cualquier pensamiento catastrófico de enfermedad o permanencia, ya que el episodio durará unos cuantos segundos o como mucho, unos minutos. Ser conscientes de que se trata de un suceso transitorio que va a desaparecer y que no acarrea ninguna consecuencia negativa para nuestra salud es fundamental para alejar sentimientos de angustia y pánico. En la medida de lo posible se recomienda empezar a mover el cuerpo por partes y lentamente. Una vez pasado el momento de parálisis es conveniente levantarse de la cama y mantenerse despierto unos minutos antes de volver a acostarse, si esto nos sucede en medio de la noche. En caso de compartir hogar con una persona que sufre de parálisis del sueño, se le ha de tranquilizar y recordar que no es grave y va a poder recobrar el movimiento en escasos momentos. 

Si la parálisis del sueño acaece de forma continua, es recomendable acudir a una terapia de reevaluación cognitiva como la terapia MR, especialmente diseñada para este trastorno. La base sobre la que se sustenta esta terapia es que la sensación de pánico retroalimenta el ataque, por lo que el paciente ha de aprender a reestructurar los pensamientos para gestionar la experiencia de una forma positiva. Otros consejos son practicar ejercicios de relajación para dormir mejor, meditación, mindfulness o ejercicios de respiración durante el día que se llegan a convertir en poderosas herramientas tranquilizadoras durante el episodio de parálisis.

No es un trastorno grave, pero debemos conocer qué es la parálisis del sueño, sus tipos y causas tanto para detectarlo en nosotros y nosotras mismas como en caso de aparición en alguno de nuestros seres queridos.